lunes, septiembre 18, 2006

Cinema Paradiso

El mejor final de la historia del cine, dicen algunos... Yo opino lo mismo


domingo, mayo 07, 2006

¿Por qué Brad Pitt?

Cuando le digo a alguien que Brad Pitt es uno de mis actores favoritos, la respuesta suele ser siempre del mismo estilo: "Claro, esq Brad Pitt está...!".

Espero que con esto, me comprendais algo mejor.



El club de la Lucha.
Director: David Fincher



Snach. Cerdos y diamantes
Director: Guy Ritchie



Seven
Director: David Fincher
(Es el final de la película)

miércoles, mayo 03, 2006

La fuente
Cuando llegó a aquel lugar lo único que pudo hacer fue respirar hondo. Había estado caminando toda la noche, buscando algo en alguna parte. Anhelaba encontrar un olor, un sonido, una mirada... algo que consiguiera distraerle del mundo.

Sus pies estaban casi negros. Las sandalias que prometían guardar sus pies no hicieron más que entorpecer el camino. Pero a ella no le importaba tener el pelo alborotado y los pies sucios porque buscaba algo muy importante. Huía del mundo intentando perderse en él.

Entonces encontró aquel lugar: un parque lleno de árboles altísimos y una vegetación muy espesa, en medio de la gran ciudad. ¿Qué tenía aquel lugar de especial? Quizás fuese el silencio del amanecer, quizás fuese que aquellos árboles no le dejaban ver el horizonte... Quizás se cansó de andar buscando nada...

Se tumbo en la hierba y aspiró hondo, muy hondo. Necesitaba absorber todo lo que había de nuevo en aquel lugar. Después, abrió los ojos y todo aquel paisaje mágico había cambiado. La luz del sol quemaba sus piernas y el griterío de chiquillos corriendo por el parque destrozaba aquel silencio tan hermoso del que había sido presa.

Se incorporó lentamente y comprobó con alivio que el bolso que contenía todas sus cosas estaba intacto. Ahora nada tenía sentido: ni ella en aquel parque, ni la vegetación, ni la caminata, ni siquiera el llanto desgarrado de la noche anterior. Necesitaba una fuente en la que poder refrescarse y olvidar aquel mal sueño.

Entre las miradas átónitas de los paseantes de aquel domingo, caminaba cabizbaja y sin hacer ruido, con el único objetivo de encontrar una fuente para poder volver a disfrazarse de chica normal del siglo XXI. La tristeza le rompía los labios.

LLenó sus manos con agua fresca y sumergió la cara en ella. Sentía latigazos allí donde el agua le rozaba la piel. Después de beber de sus manos, lavó sus piernas y sus pies lentamente, como si tan solo quisiera refrescarse. Nadie sabía lo desnuda que había estado toda la noche.

Después, se sentó en el cesped del parque, bajo el sol. Estaba fuera del mundo; observaba aquel parque como si fuera la escena de una película. Un hombre enseñaba frente a ella a una niña pequeña a montar en bicicleta. Un par de chicos jóvenes se besaban apasionadamente cerca de un gran arbol. Varias mujeres hablaban en un banco cercano sobre la vida y lo duro que era tener hijos...

El mundo parecía un teatro. Y ella estaba sentada en una butaca de la primera fila.


Entonces apareció él. Se sentó junto a ella y guardó silencio.

miércoles, abril 12, 2006

Retazos

A veces la creatividad surge en forma de imágenes, a veces en forma de escenas, y solamente en ocasiones muy especiales, todo el torrente creativo se traduce en algo acabado; al menos ese es mi caso.

LLega la ispiración. Sí. Puede llegar en cualquier lugar, a cualquier hora. ¿Y, qué haces? coges cualquier cosa que tengas a mano (una servilleta, el móvil, una pequeña hoja, un billete de autobus...) y te dispones a escribir.

Todo ese torrente de ideas va tomando forma, junto con la hoja que antes era blanca y ahora está atravesada por frases rápidas y alargadas. Un frenesí bestial posee tu mano y en tu cabeza las ideas dan vueltas y más vueltas. Se rozan, se empujan, se mezclan... y tú sólamente dejas que tu inconsciente se manifieste. Y Por eso, sólamente por eso, escribes.
Foto: Henri Cartier-Bresson.
No pretendes crear una nueva Iliada, claro que no. Lo único que deseas es que de tí pueda nacer algo bello. Deseas con todas tus fuerzas que lo que escribas te lleve a alguna parte. Quizás un guión, un pequeño cuento... pero muchas veces sólamente son pequeños retazos.


Un paseo en bicicleta un día soleado: sí, eso era jústamente lo que necesitaba. Salió con su sombrero blanco y sus pantalones cortos de color rojo. El viento jugaba con su pelo mientras ella, rápida como una palabra airada, rompía el flujo del viento con su cuerpo.

Todas y cada una de las terminaciones nerviosas de su cuerpo se abandonaron a aquel éxtasis de sensaciones entremezcladas. Todos los ruidos de su cabeza desaparecían uno a uno. Todas las imágenes de él se borraban, se difuminaban en las ramas que ella pasaba velozmente.
____________
Andrés cogió su copa de whisky, la balanceó levemente y se quedo mirando los hielos embelesado. Después, aquellas gotas murieron en sus labios. A su derecha, en una pequeña mesita junto al sofá, un periódico. El humo de un gran puro Habano inundaba la habitación y la llenaba de esa irrealidad propia de las películas de detectives.
Cogió el teléfono y marcó un número. Guardó silencio. Después simplemente sonrió
____________
Una hoja seca, marrón, inerte… Una hoja simple se desliza por el viento buscando anhelante un lugar en el que reposar. Un parque. Apenas unos rayos de luz se cuelan ya entre los árboles tristes que, viéndose abandonados por la luz, lloran sus pequeñas hojas y las abandonan a la deriva.

A la deriva. Así me siento. Siento que floto entre cientos de hojas inertes. Siento que estoy seca y marchita. No tengo fuerzas para guardar la gota de agua que me confías. Déjame volar. Déjame hallar de nuevo el regazo amable de tus ramas.
_______________

Y entonces llega la pregunta. Se retuerce entre tus labios.

¿Y ahora qué?

Ahora, silencio. Quizás el eco de tus gritos sordos consiga llevar alguno de tus retazos a algún lugar más alla de "la deriva".

domingo, marzo 19, 2006

Buster Keaton

Hace unos días, en una clase de Historia del cine, un amigo me dijo que le echara un vistazo a algo de Buster Keaton. Lo hice y, la verdad, me reí mucho. Espero que vosotros también.

Aquí os dejo un fragmento de "The Scarecrow"

Después de esto: ¿quien no sabe organizarse en un piso de 30 m2?

Para nostalgicos




Charles Chaplin
La quimera del Oro
1925
Para que no salte, os aconsejo que lo pauseis mientras se carga

domingo, febrero 12, 2006

Sensaciones

El roce de la piel mojada con una toalla seca

El sonido inquietante de una gotera

El tacto frío de las sábanas cuando te acabas de meter en la cama

El olor a tierra mojada

El sabor de una gran fresa roja

Una pequeña sonrisa de alguien que no conoces

La cancion perfecta en el momento oportuno

Una pluma recorriendo tu espalda


Todos tenemos una sensación favorita... cual es la tuya?

martes, enero 24, 2006



Ha nacido mi primer guión!!

Anoche, despues de estar horas frente al ordenador, nació. Es mi pequeña creación, en la que he puesto cuerpo y alma (aunque creo que gana el cuerpo, porque tengo la espalda...). Gracias a este guión podré aprender técnicas de grabación y estaré un pasito más cerca de mi sueño.

Sin embargo el estrés me mata. Un día de perros con todas las complicaciones posibles (y unas poquitas más) han dado su fruto: la presión elevada al milésimo exponente y una pequeña salida a la crisis creativa que me abordaba. Ahora solo queda entrar en la vorágine de histeria, cansancio y desilusión que suponen los exámenes.

Una vez que lo tengo en mis manos, se me presenta un gran problema: no se cómo llamarlo. Dícen que el título es crucial. Yo también lo creo. Es como tu nombre; llamarse Javier no es lo mismo que llamarse Hiroshi o Ptolomeo.





Un pasito más cerca... pero aún me quedan muchos pisos que subir...